Testimonio de Rosa

Hola Isaías y amigos: El año pasado partieron mi padre y un buen amigo. El 2005 fue muy intenso en experiencias de todo tipo. Mi padre tenía un cancer muy doloroso, durante los dos últimos meses, toda la familia le acompañamos de día y de noche. Fueron meses intensos de trabajo interno para el  y  todos los demás. Al principio costaba entrar en tema e ir preparándonos todos, yo pedía sin cesar. Aprendimos muchas cosas, empezamos a rozar lo sagrado de uno y de otros y durante muchas noches las charlas y la conexión que tuvimos con mi padre las recordaré siempre como algo decisivo en mi vida . Mi padre nos regaló a todos antes de partir su inmenso amor y bondad hacia su familia y sentimos como el sabía que eso nunca terminaría, compartió su fe, el tenía la certeza que la muerte no iba a detener su futuro, incluso un día en medio de bromas quedamos para que me esperara cuando yo fuera al otro lado. En el momento de su partida estábamos toda la familia en casa, como el quiso, y haciéndole la ceremonia de Asistencia sentí su espíritu y que algo grande estaba presente, fue un momento que jamás olvidaré, por toda la ayuda recibida y lo inmensamente grande y maravillosa que es nuestra doctrina. El dolor de la partida de un padre querido es inmenso, quizás por falta de comprensión, ahora siempre que me preguntan digo: MI PADRE NO ESTÁ MUERTO, HA NACIDO A UNA NUEVA VIDA, EN OTRO ESPACIO Y LUGAR, y sigue en mi vida acompañándome constantemente.  

Mi amigo era una buena persona, con el tiempo sentí que conocer a esos amigos es un verdadero regalo, es un privilegio, esas personas son de las que dejan huella en nuestra vida, y a menudo doy las gracias por haber compartido muchos momentos con el, y  los meses antes de su partida. Ahora me acompaña y siento que su gran bondad sigue en otro lugar e intento transmitir eso a su viuda, llevarle un poquito de bienestar, porque no logra superar su partida. Recibe un gran abrazo de mi parte Isaías para que alivie la partida de tu buen amigo y aunque no conocía a ese gran hombre, seguro que estará en la ciudad de la luz, con otros amigos nuestros como Salvatore, Agustín Bravo y otros muchos. Agradezco a tantos humanistas, siloistas y gente buena que nos han dado sus enseñanzas y apoyado para que tengamos un futuro mejor y se lo demos a otros.

Paz, fuerza y alegría.

Rosa
(España)

                                                   *

La Búsqueda de Craig

Una experiencia de superar obstáculos aparentes y encontrar sentido y continuidad.

Durante diez anos Janet y yo tuvimos que cuidar a su hermano, Craig,
que tenía problemas mentales serios, y por los ultimos seis años
ayudandole luchar contra el cáncer terminal, hasta que él murió a la edad de 58 el 23 de mayo de 2006.

Era una situación difícil, exigiendo una dedicación grande, sobre todo
por parte de  Janet. A menudo no estabamos seguros sobre cómo ayudarle, cómo aplicar nuestra energía para poder sostener el esfuerzo por años más, cómo saber cuál es una acción válida en las situaciones complejas que aparecieron. Nuestra gratitud va a todos que incluyeron a Craig en sus ceremonias del bienestar — es possible que esto le ha ayudado a vivir años más que los doctores han predichos, y sobre todo los siete meses finales, dándole tiempo adicional importante.
Un buscador por toda su vida para la sabiduría y las cosas
espirituales, Craig habían leido mucho sobre la religión, la filosofía,
la arqueología, y la astronomía. Tenia una biblioteca amplia en
relacion con estos temas, y habían participado en muchas expresiones
religiosas, principalmente las cristianas. Ocasionalmente, durante todos estos años,
 lo introdujimos a elementos de El Mensaje de Silo, pero él eligió no utilizarlos, y se dedicó a su búsqueda y al cristianismo. Pero a pesar de su esfuerzos quedó muy preocupado y sin reconciliacion sobre su cáncer terminal.
Durante los ulitimos 18 meses de su vida, Craig vivió en una clínica de
reposo. Allí muchos estaban  enfrentando a la muerte, y con su conocimento de la biblia y temas relacionados, Craig fue capaz de ayudar a la gente y sentir un valor en su vida. En su ultimo año, decidía no aceptar ningun tratamiento médico más ni ir al hospital, y se dedicó a usar estudios cristianos para intentar superar su cáncer, rechazando todos los ratamientos médicos ofrecidos. Pero Craig no aceptó su muerte, sino eligió luchar con la fe más bien que la medicina. Pero a pesar de su dedicación al cristianismo y a la fe para curarse, él encontró ni la paz ni la reconciliación.

Cuando Craig casi murió -siete meses antes del fin de su vida-,reasumimos el esfuerzo para ayudarle avanzar en la reconciliación y la apertura del futuro. Trabajamos en la fe que él podia superar el cáncer, y también buscamos què era lo esencial y tenia valor en su vida y continuarìa sin detenerse .

Buscamos escritos positivos que él le gustaban, se los leímos a Craig, y tambien la ceremonia de la Asistencia , adaptada para su creencia cristiana, junto con muchas
conversaciones informales.

Este proceso fue un desafio. En ocasiones fuimos capaces de hacer buenas conexiones y ayudarle en transformar los fuertes obstáculos  que él encontraba: miedo de la muerte, los demonios, una sensación persistente que él era malo, culpabilidad, etc. A veces podíamos ayudarle en superar las dificultades. Por ejemplo, a veces Craig podía  comprender cómo sabiduría lo que decia el proverbio 8:23 : “Fue inaugurado y ordenó para la eternidad, desde el principio, antes de que existiera aun la tierra” , que podría entonces continuar más allá de la muerte, de modo que su dedicación por toda la vida a la sabiduría y su enseñanza a otros pudieran de cierta manera llevarlo adelante, sin detenerse.

 A veces Craig parecía estar en el umbral de un portal entre dos mundos, cerca  de una luz pura. Estas experiencias en ayudarle tambiéen nos fortalecieron con sensaciones notables de certeza de la continuidad, de la luz, de las posibilidades de la apertura.

Pero más a menudo, sobre todo en los últimos meses, las cosas parecían ir al revés. Craig no era receptivo a lecturas de escritos positivos o de la ceremonia de Asistencia. Parecía que era por su negación fuerte sobre su cáncer que él elegía alejarse del sentido. Nos sentíamos incapaces de ayudarle a encontrar una forma de reconciliarse o ver un futuro. El destino aparente parecía ser  que él no tendría una muerte reconciliada ni encontraria una forma de tener fe en la continuidad.

En los últimos días de su vida, cuando su estado se agravò màs aun, 
retomamos leer la ceremonia de Asistencia. El día en que  murió todavía pensamos que él podia recuperarse, como tantas veces antes durante los años anteriores. Las condiciones no eran buenas. Él estaba en una clínica de reposo ruidosa, con un compañero de cuarto en cada lado, separado solamente por una cortina. Así que arrastre la silla muy cerca de él para poder establacer una conexión íntima. Leí la ceremonia de Asistencia, luego permanecí con él en silencio por un rato, entonces le hable de las mejores cosas de su vida que continuarian. Luego repetìa la ceremonia de Asistencia. Después de un par de horas, cuando estaba leyendole nuevamente la ceremonia de Asistencia, comencé a notar que poco a poco su respiración se hacia mas lenta. Gradualmente cesó.

El pasaje de Craig  fue muy suave, muy pacífico,  senti como si él confiaba en nosotros y eligió  para irse en este momento — algo totalmente inusual e inesperado para él, puesto que su actitud habitual era de no reconciliacion con la vida. El pasaje fue algo muy “normal”, el simplemente dejó su cuerpo y se deslizó en forma pacífica al otro lado.

Según lo convenido previamente, más bien que ir otra vez al hospital y empezar una actividad inutil y distraida, tomé  su mano y continùè la repeticion de la ceremonia de Asistencia durante casi una hora, junto con trabajar con el pedido para darle la fuerza, y hablar sobre aspectos de su vida que continuarían – sobre todo su dedicación a la
sabiduría y su generosidad en compartir su conocimiento. Encontré que tuve que hacer un esfuerzo fuerte para traer el foco de nuevo a Craig, por los los pensamientos extraños y las emociones fuertes que me sobrevenian. En varias ocasiones utilicé el breve Pedido para poder  recuperar el estado adecuado para un buen guiado, y esto fue muy util en poder asistir a Craig con bondad, sabiduría, y fuerza. Esto fue un estado muy especial, una sensación fuerte en mi corazón, una
comprension de  que esto es lo importante y es importante ayudar a Craig.

Durante algunas horas después  que Craig hubo fallecido, su cuerpo quedó en el cuarto, pero nosotros no sentiamos más su presencia. Afuera, era una tarde hermosa, con el brillo del sol. Comencé a llevar sus cosas desde el cuarto al auto, y cada vez que iba  afuera podía sentir a Craig arriba en el cielo — libre y reconociendo  que se abren posibilidades más ricas de las que nosotros creemos normalmente sobre “el otro lado.” Craig estaba aprendiendo, encontrando respuestas a sus preguntas, y enviándonos mensajes de no preocuparse, que las cosas en el otro lado son muy buenas
— mucho mejor de lo que  nosotros pensamos. No es solo que la muerte no es tan mala como uno teme, sino que se abren posibilidades mucho más ricas de lo que uno puede
imaginar. Mientras  camino afuera, mi cuerpo se siente muy armonioso, unificado. Tengo la certeza que la existencia continúa más allá de muerte. Y como ésto cambia todo…

Para nuestra gran sorpresa, a pesar de su negación fuerte de la muerte que se acercaba y la carencia evidente de la reconciliación, al fin las cosas fueron transformadas en forma definitiva y con resultados mejores que los que nos imaginábamos — podiamos sentir con certeza que él podía continuar, arriba en el cosmos con que el que  él estaba tan encariñado, descubriendo nuevas posibilidades, y dejando muchas lecciones y mensajes valiosos que continuaremos realizando. A pesar de toda aparencia en contrario, el espiritu humano podía superar todos los obstáculos y encontrar  una via hacia la libertad, hacia el futuro, hacia la luz.

Desde un desafío casi aplastante durante diez años, en esta experiencia final Craig se convirtiò,  inesperadamente, en un guía que nos ayuda, y la experiencia entera en una experiencia de gran valor por la cual estamos agradecidos.

Habiamos estado  preocupados tambien en que las pesadas dificultades durante los  años de cuidar a Craig – la culpabilidad en no poder ayudar más, el resentimiento por la carga tan grande, etc. – continuarían sin  resolver. Pero al contrario, la transformación dramática en el día de la muerte de Craig reconcilió todo, no sólo para Craig sino también para Janet y yo, de modo que sentimos inmediatamente una sensación de liberaciòn y que  estamos fortalecidos por esta experiencia, y ésta  continúa.

Algunas lecciones que recibimos de esta experiencia:

• En este caso el proceso de morir era algo inesperadamente normal, diario. Ir al otro lado no es algo lejano o asustadizo. Sentíamos
que el otro lado está muy cerca, que la distancia que le damos
normalmente es solamente una ilusión. Esta experiencia nos ayudó a
reconocer que los vinculos estan muy cerca, y esto puede traer armonía en la vida.

• No tenemos que creer en obstáculos  aparentemente aplastantes. Aun situaciones que parecen imposibles pueden ser superados. La vida  difícil y la fuerte falta de reconciliacion de Craig sobre su vida y su
muerte parecian cerrar  definitivamente sus posibilidades y llevarlo lejos del sentido. Pero al final, con todos trabajando juntos — Craig,
Janet, Paul, los medicos y amigos del Mensaje — la situacion fue  transformada hasta llegar al sentido y la continuidad.

• La resolución positiva de este situacion tan desesperada dio un nuevo sentido a todo el proceso de diez años, que había parecido siempre una carga pesada sin valor. Había requerido una dedicación notable y habilidad por parte de Janet en ayudar a Craig con millares de visitas para cuidar de él, mas mi trabajo con él para ayudarle con Asistancia, etc. Y Craig hizo su parte — su dedicación por toda la vida a la sabiduría, sin resultados o ventajas obvias durante su vida, parece que al final se ha acumulado. Su intención sostenida podía continuar.

• Es notable la diferencia total entre esta experiencia y lo que
habitualmente creemos sobre la muerte: En vez de separación, tristeza, una falta de sentido, y el fin de todo, lo que esta ocurriendo es una sensación sostenido de conexión, una certeza que lo mejor de él está continuando, y una conciencia de posibilidades inesperadas.

un gran abrazo,
Paul and Janet Tooby

One Response to “Ceremonia de Asistencia”

  1. Carlos Quaglia Says:

    M A M I…

    Hola Mami: hoy estuviste conmigo y estuve com vos, conversando.

    Por la primera vez desde hace 20 años, cuando te fuiste de aquí.

    Sin verte com mis ojos provisórios, senti tu presencia y creo que sentiste la mia…

    Te ayudé a morir, ¿te acordás?…, Como vos me ayudaste a nacer.

    Me suenan todavia tus últimas palabras: “Cachi: em la vida no vale la pena hacerse mala sangre”; vos, que tanto te la hiciste por mi…!

    Después cerraste los ojos, mientras yo trataba de guiarte por tu camino interno…

    Cuando todo terminó, me quede em silencio y no derramé uma lágrima. Por alguna razón, sentí que no eras ese cuerpo.

    Algunos días después, cuando fui a recoger el que había
    sido tu cuerpo, ya preparado para viajar a Buenos Aires,
    donde sería enterrado; al ver ese rostro, lloré…

    También tengo un cuerpo y supe que los ojos de él ya
    no verían más el tuyo.

    Fueron lindos los últimos meses que pasamos juntos y sentí
    que pude agradecerte todo lo que siempre me diste y por lo
    que nunca te había dicho gracias.

    ————
    -36-

    Carlos Quaglia


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: