invitation.jpg 

Queridos Amigos,

Los invitamos a visitar nuestro “Parque Poetico” virtual, que hoy abre sus invisibles puertas. En el punto central se alza el “Arbol del Misterio Poètico” -antiguamente conocido como “El Àrbol de la Vida”. A pocos pasos de èl, el visitante podrà encontrar el “Àrbol del Triple Sì” o ” Arbol de la Vida Coherente”, el cual en una primitiva tradiciòn era llamado  ” Arbol del Conocimiento del Bien y del Mal”.

Estos àrboles estàn regados por tres rìos subterràneos y por tanto invisibles a los ojos del caminante. Sin embargo, quien logre hacer silencio dentro de sì mismo y, ademàs, se regocije por tal logro, lograrà sin duda escuchar el suave rumor de sus frescas aguas, conocidas como las “Aguas de los Mil Colores”. 

Aspiramos decididamente a que este, nuestro compartido “parque mental”, se vaya poblando con amigas y amigos, con voces, con imàgenes, con mùsica, con lùdicas e inspiradas producciones.

Aspiramos a llegar muy lejos en alas de este nuevo intento, que nos alienta y fortalece en la realizaciòn del Gran Intento, aquel por el cual vale   la pena vivir.

Adelante, les damos nuestra bienvenida junto con un fuerte abrazo.

Cloty Rubio Corral (Barcelona) – Ken Dickinson (San Francisco) – Isaìas Nobel (Buenos Aires).

Fotografia: Irina Nobel, 2006.

Advertisements

One Response to “Antecedentes – Antecedants”

  1. Carlos Quaglia Says:

    LOS PARQUES…

    EXPLICACIÓN…

    Esta historia que vamos a narrar es una Crónica del Futuro…

    Sería largo y despropositado explicar los medios a través de los cuales hasta nosotros ha llegando.

    De todas maneras, como precisamos dar una explicación lógica y racional sobre el asunto, vamos a remitirnos, (cambiándolas un poco), a las palabras de Silo en el prólogo de su libro“Jaque al Mesías”:

    “La historia que compone esta crónica se fundamenta en los archivos audio-visuales de Hassein, (una suerte de DVD), que será desarrollado ante el compilador para que éste lo traduzca a su modo, o para que cuente lo que presenciará.
    Estos archivos se conocerán dentro de mucho tiempo bajo el pomposo nombre de “akásicos”. En realidad se trata de grabaciones impresas en un pequeño cristal procesador holográfico de datos y conservador de información.”

    Explicado el origen, vamos ahora a nuestra Crónica.

    ——————

    En su momento se crearon algunos Parques…

    Eran los centros visibles y manifiestos de la irradiación de un Mensaje que inició el camino en la dirección de una nueva Humanidad… De la que hoy hacemos parte.

    Se construyeron Parques en los cinco continentes del planeta, ya para ese entonces muy interconectado, facilitando ésto mucho la difusión del nuevo Mensaje.

    Los constructores de los Parques y difusores del Mensaje eran seres humanos que creían con fé en la posibilidad de un salto evolutivo en el proceso de la humanidad, en la construcción de una Nación Humana Universal, donde nada hubiera por encima del Ser Humano, ni seres humanos por encima o por debajo de otros.

    Es bueno recordar que en aquellos tiempos la Humanidad sufría una crisis intensa y creciente… Existían altísimos índices de violencia, junto a un poder tecnológico que poco a poco, o de un solo golpe, podían producir la extinción.

    Ésto nos puede sonar extraño en estos tiempos, pues no lo hemos vivenciado… Sin embargo, forma parte de nuestro desarrollo como seres humanos. Y ese desarrollo podría haber sido abortado y no estaríamos hoy recordándolo.

    Y los Parques surgieron bien en el medio de esos tiempos, como un desafío a la irracionalidad creciente.

    Los Parques atraían personas que podían vincularse en una atmósfera diferente, en sintonía, dejando del lado de afuera cualquier resquicio de violencia o desconfianza. De alguna manera, estos Parques funcionaban como muestras de la posibilidad real de una humanidad diferente, con una espiritualidad profunda y sentida: Una espiritualidad íntimamente humana y no dádiva de dioses externos, ni patrimonio de castas sacerdotales.

    No se trataba, sin embargo, de refugios donde protegerse de un mundo que caía.
    Las personas, después de sus peregrinaciones a los Parques, retornaban a sus lugares habituales llevando la buena nueva de que algo grande y bueno era posible y real.

    Y éso fue lo que irradió de los Parques: La comprensión que la violencia y el sufrimiento que asolaban no eran necesarios ni predestinados. Que la modificación de esa situación dependía exclusivamente de los seres humanos: de sus intenciones y deseos más profundos.

    Así muchos fueron quebrando su escepticismo y preguntándose: ¿“Y si fuera cierto”?…

    Hasta que esta espléndida duda fue cediendo lugar a la certeza que sí podíamos intencionar nuestro destino y construir la Nación Humana Universal en la cual vivimos hoy.

    Y hubo un Parque, un Parque histórico, donde todo comenzó:

    El Parque de Punta de Vacas.

    Este Parque de Punta de Vacas estaba emplazado en un lugar muy especial: en la Cordillera de los Andes, la gran cadena montañosa de Occidente. Estaba en su epicentro; en las proximidades del pico más alto de la cadena: El Aconcagua.

    Era un pequeño valle cercado por montañas, un gran volcán y ríos, al lado de la carretera que vinculaba Argentina con Chile, de intenso tráfico de camiones.

    Como se acostumbraba a decir en esos tiempos: Un paraje desolado.

    En ese mismo lugar, antes de ser Parque, casi 40 años antes, había comenzado la difusión del Mensaje de Silo. Después fue, entonces, el Parque histórico.

    Este Parque se construyó partiendo de nada. Después de años para conseguir la posesión legal de las tierras se fueron irguiendo algunas construcciones, comenzando por un monolito de acero inoxidable, que representó “el primer ladrillo”.
    Después de algunos años quedó completo, con cuatro tipos de construcciones para diferentes usos en sus 8 hectáreas de extensión.
    El dinero necesario para esto no provino de mecenas ni de presiones de nadie sobre nadie. Se fue recolectando por medio de aportes voluntarios de los que en ese entonces lo vieron como un faro en el camino de la evolución espiritual; como una muestra de la realidad de la acción solidaria…

    Todo lo que sucedió después es algo que ya conocemos…

    ——————–
    Carlos Quaglia.

    -01-


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: